Coaching

Aumento de la participación de los empleados a través del coaching

Mejorar la participación de los empleados puede ser uno de los aspectos más importantes para el éxito de una organización. Cuando un empleado quiere a su empresa y se encuentra motivado, su compromiso se refleja en su trabajo. Sin embargo, lo mismo ocurre en el caso contrario. Cuando un empleado no está comprometido, generalmente, no se desempeña correctamente en sus tareas y proyectos.

Muchas organizaciones están sufriendo las consecuencias del escaso compromiso de los empleados. De hecho, solo el 33,7 % de los empleados estadounidenses sostiene que está comprometidos con su lugar de trabajo. A pesar de que los empresarios reconocen los bajos niveles de compromiso, posiblemente, estén yendo por la dirección equivocada.

Resolver el desafío del bajo nivel de compromiso de los empleados puede parecer difícil, pero el coaching corporativo es un paso en la dirección correcta. El coaching es un camino efectivo para mejorar el compromiso del empleado en una organización.

A continuación, se enumeran algunas formas en que el coaching aumenta el compromiso de los empleados.

Brinda oportunidades para el desarrollo

Los empleados desean tener oportunidades de desarrollo profesional y esperan que sus organizaciones se las brinden. Las organizaciones deberían hacer lo mejor posible por satisfacer este pedido, dado que cuando a los empleados se les brinda las oportunidades que desean, en general, se comprometen más con las organizaciones que se las ofrecen.

Brindar dichas oportunidades mediante el coaching corporativo es una gran opción para satisfacer las necesidades del desarrollo profesional y aumentar el compromiso de los empleados. Los programas de coaching corporativos constituyen una herramienta para el desarrollo de los empleados. Asimismo, los coaches son una excelente fuente de ayuda para cualquier problema de desarrollo, desde deficiencias en las destrezas a los baches de conocimiento.

Mejora la inteligencia emocional

Los empleados y sus superiores interactúan entre sí y con otros clientes durante el día. Es por ello que resulta tan importante que puedan identificar las emociones de aquellas personas con las que interactúan. Dichas emociones afectan los niveles de compromiso de los empleados dentro de la organización.

El coaching puede mejorar este aspecto del compromiso de los empleados al enseñar a los individuos las formas correctas de leer los signos de comunicación no verbal. También, los coachees pueden aprender a hacer las preguntas correctas. Ese conocimiento garantiza que entiendan la situación y el impacto que produce en el otro.

Al mejorar la inteligencia emocional, los individuos pueden percatarse de cómo recibe la información la persona con la que están interactuando, lo cual aumenta la posibilidad de que ambas partes estén comprometidas y satisfechas con la transacción.

Brinda retroalimentación

Brindar y recibir retroalimentación puede llegar lejos cuando se realiza apropiadamente. Cuando se brinda retroalimentación a un empleado, se quiere alentar el desarrollo del empleado en su trabajo. Esto puede lograrse al brindar reconocimiento cuando un empleado sobresale en sus tareas y al ofrecer una retroalimentación constructiva cuando necesita mejorar.

Cuando un superior proporciona retroalimentación, sus empleados sienten que su trabajo es valorado y que a la organización le interesa su desarrollo. Esto lleva a altos niveles de compromiso y retención de los empleados. Sin embargo, no siempre los superiores comprenden cuál es la mejor forma de dar y recibir retroalimentación.

El coaching ayuda a que los superiores y a los empleados ofrezcan y reciban retroalimentación correctamente al guiarlos para que sean específicos, personalizados y centrados en el rendimiento. De este modo, la conversación se hace más productiva para todos los involucrados. Los coaches también pueden analizar escenarios con el coachee para practicar la destreza en un espacio seguro.

Genera responsabilidad

Ser responsable de uno mismo y del equipo es una base importante en la construcción de la confianza en el lugar de trabajo. Si no se nutre la cultura de la responsabilidad en el lugar de trabajo, nadie se hace cargo de sus acciones, lo cual trae aparejada una disminución en el nivel de compromiso por parte de los empleados y, por lo tanto, se estanca el crecimiento de la organización.

A través del coaching, una organización puede mejorar el compromiso evitando obstáculos de responsabilidad, como, por ejemplo, la “impotencia aprendida”. Brindar coaching a los empleados los empodera para que tomen responsabilidad de su aprendizaje y desarrollo.

Además de evitar los malos hábitos en el ámbito laboral, el coaching ayuda a los superiores a desarrollar estrategias para impulsar a los empleados a que resuelvan los problemas. Por otra parte, alienta a los superiores a resolver correctamente las inquietudes de los empleados dentro del ámbito laboral. Esta responsabilidad permite que los individuos reciban la ayuda que necesitan por parte de sus superiores, lo cual aumenta el compromiso de los empleados en torno a toda la organización.

Establecimiento y logro de metas

Establecer metas es importante a nivel organizacional. Muchas veces, vemos que las metas empresariales incluyen un mayor nivel de compromiso y retención de los empleados, una mayor conciencia de diversidad y una mejor cultura de la compañía. No obstante, las organizaciones no siempre comunican estas metas a los empleados.

En efecto, el 71 % de los empleados siente que los superiores no dedican tiempo suficiente a conversar sobre los objetivos de la empresa. La apertura de un canal de comunicación a través del coaching permite que los empleados se sientan incluidos en su organización. Los coaches pueden comunicar los objetivos organizacionales a sus coachees y ayudarlos a contribuir con esas metas.

Sin embargo, las metas no se limitan a la organización en su totalidad. Los individuos también están altamente motivados por las metas. El coaching es una magnífica forma de empoderar a sus empleados para fijar grandes metas y llevarlas a cabo. Esto incrementa el nivel de compromiso de los empleados, ya que estos se sienten involucrados.

La concreción de metas individuales también representa un beneficio para los objetivos de la organización. Se ha demostrado que el 91 % de las metas de los empleados están alineadas con las prioridades profesionales en su totalidad. Esto significa que ayudar a sus empleados a establecer y lograr metas beneficiará a toda la organización a largo plazo.

Cuando se alinean las metas empresariales y las de los empleados, los individuos trabajan diligentemente para lograrlas, florece el compromiso de los empleados y la cultura de la compañía.

 

Insala cuenta con más de 20 años de experiencia en gestión de talentos. Para empezar un programa de coaching hoy u obtener más información, solicite un demo.

Explore our Career Development Resources

Share: